Florestore DIY – Aprende a secar flores para cuadros en 7 pasos

FloreStoreConsejos, Flores1 Comentario

FLORESTORE DIY - SECAR FLORES

Cuando éramos pequeños, en la escuela nos enseñaron a hacer un herbario. Seguro que a muchos de vosotros también. ¿Os acordáis? Era sencillo: cogíamos flores del campo, del parque o de las macetas que hubiera en casa, las poníamos sobre una hoja de papel cada una, formábamos un montón, poníamos peso encima y, con el paso de los días, se iban secando y teníamos nuestro herbario.

Hoy os vamos a enseñar a secar flores para hacer cuadros mediante la técnica del prensado. Se parece mucho a la que usábamos para hacer nuestros herbarios, por eso nos ha venido a la cabeza. Las flores secas son un elemento muy utilizado en decoración. Quedan bonitas y se pueden utilizar de múltiples formas (para cuadros, como marcapáginas, para decorar una mesa baja con doble cristal...) y, además, nos sirven para conservar flores que nos gustan o que son especiales para nosotros, así como para aprovechar mejor las de nuestras plantas.

Una de las principales ventajas de secar flores mediante la técnica del prensado es que éstas se prensan frescas, de modo que conservan sus colores originales y, a la hora de usarlas para nuestras composiciones, quedan verdaderamente coloridas. En Florestore nos gustan las flores en todos sus estados. Si a ti también, toma nota de nuestro tutorial para secarlas mediante prensado.



<strong>PASO 1 – Elige las flores:</strong> una vez que tienes claras las composiciones que quieres hacer en tus cuadros, el primer paso para secar flores es seleccionarlas. Escoge cuidadosamente las que estén más lozanas de tu ramo o maceta, estira bien los pétalos pasando suavemente los dedos por ellos y córtalas con un poco de tallo. De este modo, si quieres secarlas enteras, podrás hacerlo y retirar el tallo más tarde. Cuanta más variedad en colores y tipos de flor escojas, más vistosas quedarán las composiciones. Hazlas a tu gusto.

<strong>PASO 2 – Prepáralas para el prensado:</strong> separa las flores por tipos y seca la humedad con un papel de cocina o papel secante, presionando suavemente sobre cada una de ellas con la palma de la mano extendida y sobre una superficie plana (la mesa del comedor o la encimera de la cocina sirven). Dependiendo de la composición que quieras hacer, puedes prensarlas enteras, separar los pétalos de uno en uno y luego volver a unirlos una vez secos, o partirlas por la mitad. Recuerda que las menos voluminosas (como margaritas, gerberas, orquídeas de diversos tipos o liliums) son más fáciles de secar enteras y que otras como rosas o claveles es preferible deshojarlas o partirlas para que queden mejor.


<strong>PASO 3 – Prénsalas:</strong> el proceso de prensado es delicado (no difícil) y es importante que lo hagas bien para que el resultado sea bueno. Antes que nada, separa las flores por tipos. Para prensar las flores puedes simplemente colocar peso encima o usar una prensa que ejerza presión sobre ellas. Sea como fuere, ten en cuenta que has de colocar las flores entre pliegos de papel de filtro (puedes poner papel de periódico siempre que no sea satinado, o papel de seda) y que no debes mezclar diferentes tipos de flor en un mismo pliego porque tienen plazos de secado diferentes y podrían estropearse.

<strong>PASO 4 – Déjalas secar:</strong> pon los pliegos con las flores y el peso encima en una habitación seca y bien ventilada. El proceso de secado es largo, de modo que ten paciencia. Para que las flores queden bien, llevará entre unos 20 o 25 días. Respeta los plazos para que no se estropeen y tengas que reiniciar el proceso.

<strong>PASO 5 – Revísalas:</strong> secar flores no significa que las prenses, las dejes en una habitación y no vuelvas a revisarlas en un mes. Debes cambiar periódicamente el papel secante, de modo que no se acumule en él una humedad que dañaría las flores y podría hacer incluso que se pudrieran. Además, al revisar las flores puedes cambiar su posición para oxigenarlas en el proceso de secado y corregir imperfecciones de prensado (pétalos doblados, formas raras...). Tómate unos minutos al día para hacerlo, sobre todo al principio.



<strong>PASO 6 – Retíralas de la prensa:</strong> una vez ha transcurrido el periodo de secado, retira las flores de la prensa con cuidado de no estropearlas. Si no las vas a usar inmediatamente, guárdalas entre pliegos de papel, ya sin peso, en una caja de cartón y en un lugar fresco y seco. Te recomendamos que no tardes más de una semana en hacer tus composiciones con ellas, para evitar que se acaben estropeando.

<strong>PASO 7 – Crea con flores secas:</strong> éste es el mejor momento de todos, el momento para el que llevamos un mes trabajando. Cuando te sientas frente a la mesa de trabajo, coges tus patrones y dibujos previos, tus flores secas y dejas volar tu imaginación.

Secar flores y luego usarlas para hacer cuadros o decorar cajas, marcos de fotos o tarjetas es una buena manera de conservar esas flores que nos regalan y que nos hacen especial ilusión, a las que tenemos tanto cariño que deseamos guardarlas para siempre. De este modo, siempre que las miremos, recordaremos a la persona que nos sorprendió con flores.

¿Tenéis cuadros de flores secas en casa? ¿Las usáis como decoración?<strong> ¡Compartid las fotos con nosotros en Facebook! En Florestore nos gusta ver vuestras composiciones con flores.</strong>


¿TE HA GUSTADO? ¿TE RESULTÓ ÚTIL? ¡COMPÁRTELO!