En el jardín con… Carmen, Laura y Pilar (Mirlo Azul Storytellers)

FloreStoreEn el jardín conLeave a Comment

«Dicen que la memoria que más desarrollada tenemos es la olfativa. Si pones lirios en tu boda, cada vez que huelas un lirio te transportará al día en que te casaste»

Entrevista a Carmen, Laura y Pilar (Mirlo Azul Storytellers)

Cuenta tu propia historia. Con esta frase, que es toda una declaración de intenciones, se define Mirlo Azul. O, lo que es lo mismo: Carmen, Laura y Pilar, tres profesionales multidisciplinares que son las tres partes del alma de Mirlo Azul Storytellers, un proyecto de fotografía, vídeo y diseño para contar historias en el que la naturaleza, las plantas y la vuelta a los orígenes, a la esencia de la historia misma, tienen un protagonismo especial.

Los primeros contadores de historias se sirvieron de los gestos, la voz, el fuego, los contrastes de la luz y los pigmentos. Más tarde apareció la escritura y, con ella, la posibilidad de conservar esas historias y transmitirlas más fácilmente de generación en generación. Luego se incorporó la imagen fija gracias a la fotografía y, después, la imagen en movimiento. Y, mucho tiempo después, todas las herramientas que el ser humano ha creado para contar su historia confluyeron en Mirlo Azul Storytellers, contadoras de historias al estilo contemporáneo pero con esa mirada a los orígenes que las hace diferentes.

Conocimos a Mirlo Azul Storytellers a través de Kateryna, una de nuestras novias de rojo de 2017, para quien diseñamos un ramo total red, rompedor y muy especial, con prendidos de solapa a juego, así como las flores del coche. La delicadeza que transmite el trabajo de Carmen, Laura y Pilar nos conquistó, así que no podíamos dejar de invitarlas al jardín de floreStore para eso que se les da tan bien: contarnos una historia. La suya.

“Fotografía, vídeo y diseño para contar historias”, dice vuestro lema. ¿Cómo se cuenta la historia de una boda sin caer en lugares comunes?

Mirando más allá del propio evento. Nuestros años de experiencia nos han regalado paisajes inigualables, pero no pensamos en ellos a la hora de preparar una preboda, la sesión de novios el día de la boda o una postboda, sino que nos centramos completamente en la historia de la pareja con la que estamos trabajando. Es como si, en ese momento, todo lo demás desapareciera y el foco iluminara únicamente la nueva historia que tenemos delante, con sus matices, sus detalles, sus diferencias. Para nosotras es muy importante que todo tenga un sentido y todo cuente una historia, su historia. Por ello nuestra mejor forma de no caer siempre en los mismos lugares es ayudando a cada pareja a encontrar un lugar significativo para su contarla. Como cada historia es única, cada lugar es único. Y el resultado también.

¿Bodas que cuentan historias… o historias que terminan en boda?

Hemos vivido historias de todo tipo. Bodas que acaban en historias y cuyos protagonistas nos llaman años más tarde para contar cómo han acabado formando una familia. Parejas que han recorrido un largo camino juntas, que podrían contarnos mil historias que han vivido hasta el momento de llegar al altar. Y luego están nuestras preferidas, las historias que acaban en una boda de la que sale otra historia: parejas que nos han conocido en bodas en las que hemos trabajado y que más tarde nos llaman para inmortalizar su propia boda. Para contar su propia historia.

En la narración de una boda ¿qué detalles tienen más peso? ¿Hay una especie de puntos en común o cada una es única?

Sin duda alguna cada una es única. Cada uno tiene su historia, su forma de contarla, de vivirla, de sentirla y de expresarla. Nosotras solo estamos ahí para que ese sueño tan único se haga realidad. Dicho esto, los detalles que tienen más peso son las emociones: esos nervios, esas miradas de complicidad, esas sonrisas transparentes, esos abrazos entrañables entre seres queridos… Son las emociones las que ejercen de hilo conductor a la hora de narrar. Todo lo demás es secundario.

¿Y las flores? ¿Qué importancia tienen dentro de la historia que cuenta una boda?

Para nosotras, las flores son algo que marca la diferencia, no solo estéticamente si no a la hora de recordar ese gran día. Dicen que la memoria que más desarrollada tenemos es la olfativa. Si pones lirios en tu boda, cada vez que huelas un lirio en tu vida te transportará al día que te casaste.

Las bodas son solo una parte de los eventos con los que trabajáis. En el resto ¿cómo interactúan los elementos naturales (plantas, flores…)? ¿Qué uso les dais a la hora de contar la historia?

Nosotras particularmente intentamos darles mucha importancia en todos nuestros trabajos. Por ejemplo, recientemente hicimos un trabajo corporativo junto a una empresa de moda. Elegimos unas localizaciones en concreto para que las plantas, flores y demás elementos naturales jugaran un papel fundamental, para que hablaran de cada estilismo y poder así reflejar el estilo de cada modelo según el tipo de vegetación que escogíamos. Para nosotras, orientar nuestro trabajo a la naturaleza es siempre un acierto. Sea el trabajo que sea, siempre buscamos el más mínimo detalle en las flores.

Si algo tienen en común vuestros trabajos es que habéis creado una impronta reconocible. Una forma de hacer. ¿Cómo se llega al Mirlo Azul Style? ¿Qué os caracteriza por encima de todo?

Como siempre decimos, trabajamos de forma documental, intentando no incidir demasiado en las cosas que por sí solas van sucediendo naturalmente. Somos testigos y procuramos ser testigos externos, no intervenir, para que la historia se desarrolle sola, a su manera. Pero como todo documentalista, sí que dejamos un poco de nosotras en cada trabajo. Para nosotras, podría decirse que lo más importante es llegar a emocionar con nuestras imágenes y en ello intervienen muchísimos factores que intentamos controlar: la luz, el color, la línea que hemos trazado desde el inicio del trabajo… Eso es lo que hace que, pasado un tiempo, hayas creado tu propia huella. Lo que hemos podido observar, en comparación con otros estilos, es que muchas veces nosotras abrazamos las imperfecciones, no las desechamos. No necesitamos el mejor cuerpo ni la mejor cara, necesitamos la mejor sonrisa. Y eso siempre lo conseguimos.

Contadnos un evento cuya historia os encantaría contar o haber contado. ¿Qué momento os gustaría ver bajo la óptica de Mirlo Azul?

Tenemos en mente contar la historia más completa que Mirlo Azul haya vivido hasta el momento: retratar la historia de amor de una pareja que cumple 60 años de casados. Estamos muy ilusionadas de poder capturar esa chispa del principio que sigue viva y que nunca se apaga.

Igual que la chispa del amor no se apaga en las historias de Mirlo Azul, tampoco se apagarán las voces de sus tres narradoras en el jardín de floreStore. 

Muchas gracias por venir a visitarnos. ¡Hasta la próxima!

¿TE GUSTÓ? ¿TE RESULTÓ ÚTIL? ¡COMPÁRTELO!