¿Cómo cuidar Orquídeas en casa?

FloreStoreCuidados de las Plantas, FloresLeave a Comment

orquidea-phalaenopsis

Pese a su apariencia exótica, la orquídea es cultivada en la mayor parte del planeta, excepto en la Antártida… Pero es quizás por su imagen frágil y bella que siempre ha existido un mito entorno al cuidado de esta planta. Sin embargo, pueden crecer en las condiciones más adversas y adaptarse fácilmente. Eso sí… para mantenerlas correctamente no hay que descuidar unos cuidados básicos.

En este post te explicamos cómo cuidar las orquídeas en casa: el secreto está en conocerlas y en cultivarlas con paciencia.

Junto a las rosas, las orquídeas son unas de las plantas más solicitadas. En nuestra tienda online de flores puedes encontrar orquídeas con envío a domicilio tanto en ramos como en macetas, formato que te permitirá disfrutar del placer de cuidarlas y mimarlas.

Vamos a descubrir cómo hacerlo según su especie. Si las cuidas correctamente, podrás contemplar su floración de uno a cuatro meses. ¡Merece la pena!

Una flor delicada: 8 Cuidados básicos para las orquídeas

¡Cuidar una orquídea no es misión imposible! Lejos de ello, solo hay que tener en cuenta dos factores: claridad y humedad (¡pero sin encharcamientos!). Y, por supuesto, otros cuidados que no debes descuidar como la temperatura, la poda o un riego adecuado.

Repasamos uno a uno los cuidados de las orquídeas en el interior de nuestro hogar:

1. Luz

Las orquídeas necesitan abundante luz, así que procura que no les falte claridad. Una buena ubicación en el interior es al lado de la ventana. Eso sí, hay que evitar el contacto directo con el sol en las horas de más radiación.

Una buena idea es moverlas de sitio o bien atenuar la luz corriendo las cortinas o visillos. Si están expuestas a una luz fuerte, sus hojas se tornarán amarillentas.

2. Humedad

Las orquídeas necesitan una humedad relativa alta y temperatura constante. Para crear ese efecto de humedad en el interior podemos utilizar un pulverizador para aplicar sobre sus hojas unas tres veces por semana.

3. Temperatura

Lo ideal es que mantengas una temperatura constante para el cuidado de las orquídeas. Por ello, se adaptan bien a los interiores siempre y cuando las temperaturas no bajen de los 10º C o no superen los 30º C.

4. Riego

Las orquídeas no necesitan un sustrato excesivamente húmedo. Riégalas una vez por semana, además de utilizar el pulverizador varias veces. Estas plantas prefieren el agua sin mucha cal, así que, si en tu zona el agua es muy dura y dispones de un descalcificador, es una buena idea regarlas con el agua tratada.

¿Cómo regar las orquídeas? Hazlo sobre el sustrato y no directamente sobre el tallo. Y, muy importante, no encharques la maceta. Las raíces de las orquídeas se pudren con facilidad.

5. Poda

Podaremos nuestra orquídea cuando pierda las flores. Eso sí, antes de podar comprueba qué flores y qué hojas están marchitas. Córtalas con unas pequeñas tijeras de podar después del primer nudo más cercano a la base de las hojas.

6. Abono

Puedes utilizar abono para el sustrato de las orquídeas, pero lo cierto es que no hay que abusar de él. Como no requieren de gran cantidad de nutrientes, te recomendamos que utilices abono específico para ellas, que estará ajustado a sus necesidades.

7. Conocer la especie de tu orquídea

Finalmente, ten en cuenta que existen diferentes variedades de orquídeas y sus cuidados pueden variar en función de ello. Por eso, en este post te hemos dado los consejos generales para cuidar ejemplares como la Orquídea Phalaenopsis y la Orquídea Cambria, dos de las más populares.

Orquídea Phalaenopsis

orquidea-pure-whitish

¡La quiero!

La Orquídea Phalaenopsis es más comercializada y un una de las más sencillas de cultivar en casa. Su belleza salta a la vista y la duración de su flor es de dos a cuatro meses.

Orquídea Cambria

cambria-naranja

¡La quiero!

La Orquídea Cambria se cultiva fácilmente en el interior y podrás disfrutar de sus flores hasta tres meses. Básicamente deberás tener en cuenta dos cosas: claridad y poca humedad (sin que llegue a secarse).